Reseña de Fahrenheit 451
Análisis,  Libros Recomendados,  Reseñas

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury

Imagina un mundo futuro -o paralelo-, donde las casas fueran incombustibles, y el único trabajo de los bomberos, sea solo el de quemar libros. Bien, pues ese es el argumento básico la obra Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, una de sus más conocidas.

De acuerdo al autor, también conocido por sus crónicas marcianas, la obra fue escrita en tan solo nueve días. Para ello, usaba maquinas de escribir rentadas en los sótanos de una Universidad californiana a un costo de 25 centavos la media hora.

Una historia de historias. Un autor construido a si mismo, con poca instrucción formal, que pasaba la mayor parte del tiempo, en su niñez y juventud, en las bibliotecas devorando libros.

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury

Bien, sin más preámbulo, aquí te dejo mi análisis de Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Espero que recuerdes un poco de la novela, si ya la has leído, y en caso de que no sea así, te anime a hacerlo. De igual forma, te agradecería que me dejaras un comentario si te ha gustado la entrada.

Porqué no hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe.

Guy Montag
Sinopsis.

Guy Montag, un joven bombero de 30 años, es el personaje central de la obra. El único trabajo de su brigada, compuesta solo por cuatro hombres, es incendiar las casas de quienes son denunciados anónimamente como poseedores de libros.

Este bombero, con 10 años en su profesión, un día de regreso a su hogar se encuentra con la joven Clarisse McClellan, quien en sus propias palabras «tiene diecisiete años y está loca«.

Clarisse es un personaje que sale rápidamente de la novela, sin embargo, permite ver esa inocencia de los jóvenes -o de los niños, diría yo-, que van por el mundo, maravillándose de los pequeños detalles que nos da la vida, como lo puede ser el ver un hombre en la luna, o el rocío en el pasto.

Imagen de un libro abierto ardiendo en manos humanas

El encuentro de Montag, con este Clarisse, hace más evidentes varias preguntas que se había planteado desde hacía tiempo: ¿qué tienen los libros? ¿porque alguien sería tan tonto de perder la vida al lado de sus libros?

Tratando de dar respuesta a esas interrogantes, Guy, empieza a robar libros de las casas que quema. Sin embargo, eso pondrá en riesgo su [inexistente] vida familiar, su trabajo y su propia existencia.

Con el cambio de comportamiento, el Capitan Beatty empieza a sospechar y le envía el sabueso mecánico a su casa. Guy mientras tanto, empieza su aventura por los libros, sin embargo, no los comprende y por ello busca ayuda de Farber, un profesor de literatura retirado.

Todo esto sucede mientras, la ciudad -y el país- en el que vive se ve amenazado por una inminente guerra. Diariamente escuchan los bombarderos que surcan los cielos de la ciudad.

Ante la soberbia de Montag, sabiéndose poseedor de libros, es descubierto y denunciado. El y su brigada, salen a quemar su casa -sin saberlo-, y terminará deshaciéndose -en el proceso- del Capitan Beatty y del sabueso.

A partir de allí, iniciará una carrera desesperada por salvar su vida, mientras otro sabueso le pisa los talones. Esta persecución de madrugada, será televisada en tiempo real en muchos hogares de la ciudad. Similar lo que ocurre en nuestros días con las persecuciones policíacas.

El personaje huye hacia las vías, hacia el bosque. Se mete en el río donde el sabueso pierde su rastro, que es redirigido hacia otro Montag, como una forma de mostrar a la audiencia que la autoridad ha cumplido su tarea.

Finalmente, Montag sigue las vías de tren hacia el sur como le había recomendado Farber, y en el proceso se lamenta, de haber perdido los libros que había rescatado.

Dibujo de bombero sobre pila de libros ardiendo

Sigue al sur durante un corto tiempo, hasta que encuentra a un grupo de viejos vagabundos, que en algún tiempo pasado, fueron profesores de literatura de prestigiadas universidades.

Estos personajes, serán a partir de ahora su familia. Grupos de libros ambulantes, que guardan en su memoria, todas esas maravillosas obras que no existen ya en papel.

Todo lo anterior sucede, mientras la ciudad -y quizás el país-, se ve arrasada casi de inmediato por una bomba atómica. Es en este contexto, que se plantea una nueva era donde se buscará el resurgimiento de la palabra escrita.

Análisis

En esta obra, publicada en 1953, Ray Bradbury plantea la cuestión de que con el advenimiento de la tecnología visual y auditiva, la lectura estaba condenada a desaparecer.

Si bien es cierto que es una novela distópica, se vuelve hasta cierto punto profética. Televisiones en todas las paredes de los hogares, uso 24/7 de pequeños auriculares que les susurran el mundo. Conexión instantánea y constante con la familia, programación en TV llena de concursos, deportes y nulo aporte.

Un mundo, donde el gobierno y el mercado incentivan el trabajo y el consumo. Donde es menester mantener ocupados a los ciudadanos, para que no piensen, para no ser melancólicos.

Dibujo de Guy Montag queriendo salvar a una mujer que arde con sus libros

Ciudadanos que son felices, mientras algunas partes del mundo no lo son. Donde es necesario tener otra pantalla, a pesar de que eso cueste un tercio de tu salario anual. Una crítica al consumismo.

Otro elemento importante está dado por el hecho de que Guy, nunca cuestionó su trabajo. Simplemente empezó a seguir normas establecidas, sin cuestionar acerca del porqué. Simplemente se limita a obedecer, y a seguir un trabajo para mantener la tradición familiar.

La obra tiene hasta cierto punto, similitudes con la novela 1984 de George Orwell, donde los libros también están prohibidos, porque permiten el libre pensar. Otro elemento adicional, es la sobre estimulación visual dada por las pantallas caseras. En esta obra, las personas no dejaron de leer de forma autónoma, sino que es el Gran Hermano quien los obliga.

Libros que se incendian

De la misma manera, se encuentran analogías con la obra de Un mundo feliz de Aldous Huxley, donde se ha perdido la necesidad de la lectura. Hombres y mujeres diseñados genéticamente y entregados al placer, que no tienen tiempo ya de leer. Por ello, los libros son innecesarios, en un mundo, donde los deportes, el sexo, la televisión, las drogas y el trabajo, no dejan tiempo para desarrollar la lectura.

Una obra corta, que podrás leer en una tarde. Personalmente, me habría gustado que Bradbury, desarrollara un poco mas los personajes de Clarissa y del Capitán Beatty. Con ello, bien podría haber planteado una lucha en la mente de Montag, entre dos opuestos: rudeza e inocencia.

De la misma forma, me habría gustado que profundizara en los primeros años de la relación con Mildred su esposa y cómo esta fue deteriorándose, hasta vivir con una extraña. O bien, sobre el hecho de que Montag es bombero, solo porqué su padre y su abuelo lo fueron.

Finalmente, si lo tuyo es más visual, bien podrías buscar la película filmada en 1966 con actores británicos; o esta otra más reciente de HBO. De la misma forma, aquí te dejo una entrevista con Bradbury habla acerca de su obra.

Reseña de Fahrenheit 451

Ahh, se me olvidaba. Fahrenheit 415 es la temperatura a la que el papel se enciende y arde. Es más o menos, una temperatura de 232.7 grados Celsius.

Te recomendamos, también revisar nuestra entrada de El Viejo y el Mar de Ernest Hemingway o La Carretera de Cormac McCarthy. O asimismo, La Peste de Albert Camus o Ensayo sobre la Ceguera de José Saramago.

Y bien, ¿que te ha parecido nuestra entrada de Fahrenheit 451 de Ray Bradbury? Si ya has leído la obra, ¿dinos que te ha parecido? Déjanos un comentario al respecto.

La verdadera amenaza es la ignorancia y la falta de educación.

Ray Bradbury
Tres portadas del 60 aniversario de Fahrenheit 451

2 Comments

  • Carmen Glo

    Hola. Siempre he tenido curiosidad de leerlo. No sabía que tenía algún parecido con 1984. Me intrigan este tipo de temas, en donde, se nos quiere controlar y dominar, realidad o ficción?. Gracias por compartir!

    • Nomarsiul

      En esos libros, existe mucho parecido a la realidad. El control de la sociedad puede ser a través del miedo y el terror (hay algunos países en el mundo así) o a través del placer (drogas, tv, internet…). Cada quien saca sus conclusiones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: