Colage de 4 fotos de libros
Libros Recomendados

Lo mejor de la Ligera Ventaja de Jeff Olson

La Ligera Ventaja de Jeff Olson

Te has preguntado acerca de ¿si el éxito de una persona es el resultado de un golpe de suerte o de un proceso de alineación de los planetas? ¿Qué tal si te dijera, que el éxito no es algo inmediato, sino un proceso? El éxito le puede pasar a cualquiera –siempre y cuando sea lo suficientemente perseverante. Bueno, al menos esa es la idea central del libro La Ligera Ventaja de Jeff Olson.

Si estás leyendo esto, ya sabes que la vida está llena de altas y bajas, por lo que es muy parecida a una montaña rusa. En ese sentido, si quieres sobresalir de los demás o ser una persona exitosa, TU ya sabes que es lo que tienes que hacer. Sí, en el fondo sabes que es lo que necesitas hacer para alcanzar la felicidad y el éxito. Seguramente te estarás preguntado, ¿a que me refiero? Entonces sigue leyendo

Ya has sobrevivido hasta este punto, y si puedes hacer eso, entonces, también puedes tener ÉXITO. No necesitas de algo brillante o imposible, ni tampoco debes aprender algunas habilidades increíblemente difíciles, o tener una lluvia de ideas geniales sobre una estrategia innovadora. Todo lo que debes hacer, simple y sencillamente, es seguir haciendo las cosas que te permitieron llegar hasta aquí. Que es exactamente lo que no hace el 99.9% de las personas.

Imagen con la palabra Do something great en luces de neon blanca. Sobre la imagen la palabra vivirleyendo.com

Tú tienes el control sobre la dirección que tomará el resto de tu vida. Debes de entender que el solo hecho de querer algo, no es suficiente para obtenerlo, ni siquiera cuando combinas el querer con esforzarte mucho y trabajar realmente duro. Puedes querer algo todo lo que quieras, pero a pesar de ello, esto no sucederá, si no cambias tu filosofía.

Es decir, debes cambiar tu forma de pensar sobre las cosas simples que haces todos los días. No es cómo haces las cosas, sino cómo haces los cómo. La mayoría de las personas no se adhieren a las simples disciplinas diarias que se necesitan para llegar a donde quieren ir, porque no saben cómo ver hacia adelante.

Las cosas que haces todos los días, las cosas que no parecen dramáticas, que ni siquiera parecen que importan, SÍ IMPORTAN. Estas pequeñas acciones, no solo hacen la diferencia, HACEN TODA LA DIFERENCIA.

Grábate esto en tu cabeza: la PERSEVERANCIA es un gran sustituto del TALENTO. Tienes que dominar lo simple, lo mundano, lo cotidiano…

Imagen de una persona en la cima de una montaña viendo hacia abajo. Sobre la imagen la palabra vivirleyendo.com

Si es tan fácil tener ÉXITO, ¿por qué entonces, no lo obtenemos? La respuesta está en que NO hacemos esas pequeñas acciones diarias de manera constante. Y, ¿por qué no las hacemos entonces? Tres simples razones: 1. Son fáciles de hacer; 2. los resultados son invisibles; 3. Parecen insignificantes.

El éxito no es un accidente al azar. Los “destellos repentinos” y el “éxito de la noche a la mañana” son el resultado final de un proceso largo y paciente. No solo veas la punta del iceberg, ve también todo lo que está debajo de la superficie.

En cada ocasión, qué observas lo que parece un gran avance, recuerda que este siempre es el resultado final de una larga serie de pequeñas cosas, hechas de forma consistente a lo largo del tiempo. Ningún éxito es inmediato o instantáneo, sino que es el poder de las acciones diarias, acumuladas a lo largo del tiempo.

Diagrama de los caminos de la ligera ventaja de Jeff Olson

Así pues, empieza a hacer esas pequeñas cosas y deja que el tiempo siga su curso. No debes esperar, ni un momento más; recuerda que el algún día nunca llega: algún día cuando tenga el dinero, algún día cuando tenga tiempo, algún día cuando tenga la habilidad, algún día cuando tenga confianzaEl algún día no existe, nunca ha existido y nunca existirá. No hay «algún día». Solo hay hoy.

Imagen de una persona caminando en un gran salón

De igual forma, no creas que el ser exitoso te conducirá a la felicidad. La felicidad no es algo que persigues, sino es algo que haces. Cuanto mayor sea tu nivel de felicidad, más probabilidades tendrás de alcanzar todas esas cosas que deseas lograr. Sé feliz y entonces, aparecerá el motivo.

No se necesitan saltos sobrehumanos para lograr grandes cosas. El ÉXITO no aparece de la nada, sino que es el resultado de un comienzo pequeño, a menudo tan pequeño que parece invisible. Las personas exitosas hacen lo que las personas sin éxito no están dispuestas a hacer, incluso cuando no parece que haya ninguna diferencia. La GRANDEZA siempre está en el momento de las decisiones, lo que haces es lo que importa.

Para que las cosas cambien, primero tienes que cambiar. Para que las cosas vayan mejor, primero tienes que mejorar. Lo que te sucede no es lo importante, sino cómo respondes a lo que sucede, es lo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso.

La Maestría [en algo] es un estado mental que aparece desde el inicio. La MAESTRÍA consiste en poner el pie en el camino, no en llegar al final. Todo lo que se requiere, es dar el primer paso. Hay muchas posibilidades de que cuando te decidas a hacer algo, lo hagas solo. Pero lo importante es haberlo hecho, algo que cientos de miles de personas, no se atreven.

Imagen de escalera de madera que termina en el agua de un lago

Nunca dejes de aprender. El problema no es que las personas lean poco, sino que llenan sus cerebros con cosas que no son de provecho. El aprendizaje viene del estudio, pero también se aprende haciendo. Primero estudias y luego aplicas ese conocimiento en tu vida diaria. El objetivo principal de invertir en tu desarrollo personal, es capacitarte en cómo piensas y qué es lo que piensas.

De igual forma, además de aprender del estudio y aprender haciendo, también se aprende de los demás. Pero hay que tener cuidado, porque con demasiada frecuencia queremos aprender de personas que realmente no pueden ayudarnos, y cuyas vidas son fantasías y no representan verdaderos modelos a seguir.

Recuerda que serás conocido, por las personas que te acompañan –o con las que te juntas-. Muéstrame dónde pescas y te mostraré lo que pescas. No debes olvidar que las personas, o suman o restan. El liderazgo no es algo que haces, es algo que crece orgánicamente como un proceso natural del aprendizaje.

Si estas en el proceso de cambiar, no debes perder de vista lo siguiente: 1. Momentum (tienes que mantenerte haciendo esas pequeñas cosas de forma permanente), 2. Terminación (tienes que cerrar el ciclo en todos esos proyectos inconclusos; el no hacerlo, mantiene vivo el pasado, y recuerda que hacerlo, no te lleva a ninguna parte), 3. Reflexión (ser productivo no es estar ocupado, el simple hecho de hacer cosas no te creará éxito) y 4. Celebración (celebra cada elección correcta, nada genera más éxito que el éxito).

No pondrás en práctica lo que has leído hasta aquí, si no lo conviertes en un hábito; pero recuerda que hay hábitos buenos y malos. El pensar por ti mismo, es un hábito correcto, mientras que aceptar ciegamente todo lo que lees o escuchas, no lo es. Hazte a la idea de que tú eres el único responsable de tus propias acciones y decisiones. Todos los hábitos tienen sus raíces en la elección, esas pequeñas decisiones que tomas y sobre las cuales tienes el control total. Los buenos hábitos, son los que te harán que obtengas la ligera ventaja sobre el resto.

Practica los siguientes buenos hábitos:

  1. Aparece: Si simplemente apareces –o haces lo que te has comprometido-, esto te pondrá por encima de la mitad de la población en cualquier circunstancia.
  2. Se consistente. El 80% del éxito, consiste en aparecer todos los días. Comprométete a presentarte constantemente todos los días, pase lo que pase; entonces ya ganaste más de la mitad de la batalla.
  3. Tener una perspectiva positiva. Cuanto más positiva sea tu perspectiva, más productivo y creativo serás. El enfrentar los eventos de la vida cotidiana con una perspectiva positiva de forma constante, te conduce hacia tus metas.
  4. Comprométete a largo plazo. Plantar, cultivar, cosechar. No solo se trata de plantar y cosechar, no puedes dejar de lado lo qué está en el medio. Lleva mucho tiempo crecer, no desesperes, pero seguro lo alcanzarás.
  5. Cultiva un deseo ardiente respaldado por la fe. Esto simplemente significa querer profunda y apasionadamente llegar a algún lado y saber -no saltar, no desear-, que vas a llegar allí tarde o temprano. Tiene que haber congruencia, entre tu deseo y tu fe.
  6. Estar dispuesto a pagar el precio. Cualquiera que sea el precio que pagues, siempre hay un precio más alto que pagar por no hacerlo que el precio por hacerlo. El precio de la negligencia es mucho peor que el precio de la disciplina.
  7. Practica la integridad. Haz las cosas que te has comprometido a hacer, incluso cuando nadie más está mirando. A nadie engañas más que a ti mismo.
Luces de neón en color verde que forman la palabra Habits to be made

Si quieres alcanzar tus sueños y aprovechar la ligera ventaja, solo tienes que llevar a cabo los siguientes tres pasos:

  1. Escríbelo. ¿Sobre qué sueñas? (carrera, vacaciones, casa, ubicación, matrimonio) Tienes que escribir que es lo que quieres y cuando deseas alcanzarlo.
  2. Revísalo todos los días. Debes recordarle constantemente a tu cerebro hacia dónde te diriges. La razón más convincente para escribir tus sueños es para que puedas verlos y leerlos todos los días.
  3. Comienza con un plan. Debes comenzar con un plan, pero ese plan tal vez no sea suficiente para alcanzar tu sueño. El poder de un plan reside, en que te ayudará a comenzar, a dar el primer paso. Las personas cometen el error de pensar que necesitan el plan perfecto. No hay un plan perfecto, nada es perfecto en la vida.
Imagen de cuaderno abierto con un plan escrito

Finalmente, recuerda que el éxito no te conduce a la felicidad, sino que es todo lo contrario. Un mayor grado de felicidad te hará alcanzar un mayor éxito; los factores más importantes en tu felicidad, son tus acciones, lo que haces cada día. Y al final, son esas pequeñas cosas las que cuentan.

Y bien, ¿qué te ha parecido nuestro resumen del libro la Ligera Ventaja de Jeff Olson?. Un libro lleno de estrategias, que te ayudarán a ser mejor y te permitirán alcanzar lo que te propongas. No dejes de hacer esas pequeñas cosas que parecen fáciles, invisibles y regularmente, insignificantes, tarde o temprano te harán mejor que los demás. Aquí te dejamos otros títulos que puedes leer, sobre temáticas similares. Déjanos un comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: