Libros Recomendados,  Reseñas

Un Mundo Feliz de Aldous Huxley

Obra publicada en el año de 1932, nos presenta un mundo futuro donde los humano son modificados genéticamente. Una historia que hasta cierto sentido puede observarse como profética de la realidad actual. Así que en esta ocasión, te dejo la entrada de la novela Un Mundo Feliz de Aldous Huxley.

Aldous Huxley, fue un prolífico escritor británico y un empedernido viajero. Nos dejó una cantidad importante de escritos, sobre distintos tópicos. Más adelante, reseñaremos algunas de sus otras obras.

En lo que concierne a esta novela, que es una de las más conocidas del autor, se plantean interesantes cuestionamientos, acerca de que debiera hacerse si se desea tener una sociedad estable.

No hay civilización sin estabilidad social. No hay estabilidad social sin estabilidad individual.

Y bien, sin más preámbulo, te comparto mis impresiones de la obra Un Mundo Feliz de Aldous Huxley, esperando que sea de tu agrado.

Un Mundo Feliz de Aldous Huxley
Argumento.

La historia inicia con un grupo de estudiantes que visitan, la central de condicionamiento de la ciudad de Londres. En esta visita observan de primera mano, la técnica de la reproducción artificial. Con ello, se dan cuenta de que la organización social, se determina desde el nacimiento.

Y he aquí el secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que uno debe de hacer. Tal es el fin de todo el acondicionamiento: hacer que cada uno ame el destino social, del que no podrá liberarse.

Este proceso de inseminación artificial ha permitido, segregar a la población en castas que van de los Alfa, quienes son los dirigentes, a los Epsilon, quienes son quienes soportan los más duros trabajos y tareas. Es importante destacar, que todos los grupos son condicionados desde su nacimiento embrionario para desarrollar sus tareas.

La historia de un mundo feliz, inicia en el Año de la fabricación del primer modelo T de Henry Ford (1908), y el mundo experimenta una guerra en el año 141, o en nuestro calendario, sería el año 2049. A punto de la aniquilación, la humanidad de solo dos billones, deciden formar una sociedad estable y para ello, se reparte la tierra en 10 áreas controladas por igual numero de dirigentes.

Una de las reglas de la estadística, es que siempre existirán datos que se comporten diferentes a los demás. Y en esta historia, esa no es la excepción.

Bernard Marx, un científico Alfa, es uno de esos individuos. Diferente en fisonomía a los de su clase, se cuestiona hasta cierto punto, esa sociedad feliz, dominada por los deportes, el sexo y las drogas. Una sociedad donde todos pertenecen a todos, y dada su complexión física, le resulta difícil tener éxito con las mujeres, lo que lo convierte en un inadaptado social.

Dadas sus conexiones, decide visitar junto con Lenina Crowne, quien es la mujer modelo de la sociedad e incapaz de ejercer su libertada de pensamiento, como resultado del condicionamiento, una de las pocas reservas salvajes que todavía existen en el mundo.

En su viaje, se encontrarán con John el Salvaje, quien es hijo de dos personas del mundo feliz, que anteriormente habían visitado la reserva. Su madre una beta menos, se pierde embarazada y es rescatada por la tribu local.

La figura de John representa, lo opuesto a la sociedad de la que provienen Bernard y Lenina. El salvaje fue criado en una civilización donde se permite la libertad de pensar y de hacer. Una sociedad tecnológicamente menos avanzada, pero al mismo tiempo que experimenta la vida de una forma más trivial.

¿No queremos ser libres y ser hombres? ¿no quieren saber que es la humanidad y la libertad?

Bernard consigue el permiso para llevar a John a la civilización, bajo el pretexto de su estudio, una vez que ha conocido sus antecedentes. La llegada de el Salvaje, representa un choque cultural que muy probablemente, se haya experimentado en América con la llegada de los españoles.

Uno de los puntos centrales de la obra, se hace evidente en esta parte de la historia. Para contar con una felicidad permanente y universal, es necesario manipular a la sociedad -genética y emocionalmente-, reducir la libertad de expresión y de elección, lo mismo que la inhibición del ejercicio intelectual.

Debido a esto último, los libros están prohibidos. En esta parte, la obra presenta cierta analogía con Fahrenheit 451 de Ray Bradbury y 1984 de George Orwell.

Para él Salvaje, esta felicidad es artificial y sin alma. Simplemente un espejismo. Para él, el dolor y la angustia son parte necesaria de la vida, tal como lo es la alegría. Esto es igual a decir, que no se puede conocer el éxito, sin antes saber qué es el fracaso.

Finalmente, confrontado con esta abundancia de felicidad John se ve sobrecogido y decide aislarse de esa sociedad. Sin embargo, al ser el bicho raro tendrá que enfrentarse a las masas sedientas de espectáculo, lo que terminará en un trágico desenlace.

Análisis.

Bueno, que se puede decir de esta obra que no se haya previsto en la primera parte de la entrada. De cualquier forma, Huxley critica la producción en masa, por ello usa a Henry Ford y su modelo T.

De la misma forma, hace una crítica a la liberación de la moral sexual que atenta contra el amor y la familia. Además del concepto de un gobierno centralizado donde las elites -los Alfas- en este caso, dictan las normas y los contenidos que tendrán que digerir las demás clases. También presenta argumentos en contra, del uso de la ciencia para controlar los pensamientos y acciones de los ciudadanos.

Gobernar es legislar, no pegar. Se gobierna con el cerebro y las nalgas, no con los puños.

Otro elemento adicional, es que la mayor parte del mundo se ha civilizado, pero aún quedan algunos espacios salvajes. Espacios que se han dejado de esa forma, porque cuentan con escasos recursos que no representan un beneficio económico, además de que los climas son severos.

Las clases sociales, están condicionados para ser felices a su manera y no representan un riesgo para la clase dominante, los Alfas, debido a que se les implanta el pensamiento de que todos son iguales.

Un mundo como el imaginado por Huxley, no podría existir sin el uso de distracciones o entretenimiento. Cajas musicales, cines sensoriales, órganos de esencia (música+olor) y televisión, sin dejar de lado la droga de Soma.

El Soma, es una sustancia entregada libremente por el gobierno, ello con el fin de controlar las emociones sentidas por ciudadanos como forma de mantenerlos contentos. A diferencia del alcohol y el cristianismo, esta no tiene efectos secundarios.

Cabe mencionar, que la permanencia el estado mundial en la novela, también es el resultado de evitar el libre pensar de sus habitantes. Para ello, se han cerrado los museos, derribado monumentos y se ha prohibido, la literatura con la consiguiente desaparición de los libros.

Los viejos, en los pésimos tiempos antiguos, renunciaban, se retiraban, se entregaban a a religión, pasaban el tiempo leyendo, pensando, ¡pensando!

Pero no se consume gran cosa cuando se pasa uno las horas muertas leyendo libros.

Si te interesa este tipo de obras, te recomendamos 1984 de George Orwell, de igual forma puedes revisar Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Asimismo, te invitamos a revisar esta entrada con frases de Un Mundo Feliz de Aldous Huxley.

Y bien, que te ha parecido nuestra entrada de Un Mundo Feliz de Aldous Huxley? ¿Ya has leído la novela? En caso de que ya lo hayas hecho, ¿estás de acuerdo con lo que escribimos en esta entrada? Déjanos un comentario al respecto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: